COP27: Organizaciones exhortan a reconocer y proteger a defensores del territorio y medioambiente

De acuerdo a Actualidad Ambiental, EarthRights International, Global Witness, Natural Justice, la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), CIVICUS y la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra, organizaciones que defienden la justicia climática y los derechos humanos, publicaron un documento de recomendaciones dirigido a los formuladores de políticas que participarán en la conferencia climática COP27 en Egipto. En este documento se les exhorta a tomar medidas significativas para proteger a quienes están en primera línea enfrentando la crisis climática, y facilitar una participación diversa, segura y efectiva de los observadores de la sociedad civil durante las COP.

Es necesario mencionar que los defensores del territorio y el ambiente tienen un papel fundamental en la mitigación de los efectos del cambio climático; sin embargo, a menudo son objeto de violencia, acoso, intimidación y criminalización por luchar contra la expropiación de tierras y los atentados contra el planeta. En los últimos años, esta situación se ha agravado, pero no han obtenido la protección debida que requieren con urgencia.

Mientras tanto, las comunidades indígenas y las que están en primera línea son quienes soportan los peores impactos del cambio climático, y reciben crecientes amenazas por luchar en contra de abusos ambientales –desde la deforestación hasta la minería– sin que se haya establecido mecanismos para delimitar la responsabilidad corporativa por dicho daño. Durante años, la sociedad civil y los pueblos indígenas han manifestado también su preocupación por el acceso, participación y libertad de asociación en el curso de las reuniones del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

Desde le inicio de la pandemia hasta la actualidad, más de 20 defensores ambientales y del territorio fueron asesinados en el Perú.
Fuente: Actualidad Ambiental

Según Global Witness, desde el año 2021, un defensor del territorio y del ambiente ha sido asesinado, en promedio, cada dos días. Expertos de la sociedad civil también han reportado un repunte en la criminalización de las personas defensoras, la aprobación de normas que previenen la libertad de asociación, y los esfuerzos por desalentar la acción de los activistas a través de demandas punitivas tales como la Litigación Estratégica contra la Participación Pública (SLAPPS por sus siglas en Inglés). En septiembre, EarthRights identificó 134 casos ocurridos en los últimos diez años en los Estados Unidos, donde la industria fósil ha utilizado SLAPPS y tácticas similares en contra de quienes hayan criticado sus prácticas.

Shruti Suresh, jefa de Estrategia de Campaña de Global Witness en favor de las personas defensoras de la tierra y el medioambiente, expresó: “Alrededor del mundo, los pueblos indígenas, los activistas medioambientales y otros defensores de la tierra y el medioambiente están trabajando para enfrentar el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad.  Sin embargo, estas personas están siendo atacadas y enfrentan violencia, criminalización y acoso, a manos de gobiernos represivos y compañías que priorizan el beneficio económico sobre los derechos humanos y medioambientales. Necesitamos con urgencia promover una rendición de cuentas corporativa y gubernamental para defender a los defensores y facilitar su participación en la toma de decisiones en temas climáticos”.

Estas tendencias van en contra de los recientes acuerdos multilaterales internacionales sobre el ambiente, tales como el Acuerdo de Escazú en América Latina y el Caribe, vigente desde 2021, y el Convenio de Aarhus en Europa, el cual reconoce el rol de los defensores ambientales hacia una transición justa, y la necesidad de protegerlos contra mayores daños.

Si bien en todas partes del mundo los activistas sufren represalias, los expertos que apoyaron la autoría del análisis concuerdan que ciertas partes de África como Camerún, Nigeria, Kenia, Tanzania, Uganda y África del Sur, son particularmente peligrosas para los defensores medioambientales y de derechos humanos.

“Los defensores medioambientales en África son, cada vez con mayor frecuencia, el blanco de represalias relacionadas al creciente apetito por combustibles fósiles, proyectos de desarrollo no sostenible, e iniciativas de conservación en toda la región”, manifestó Eva Maria Okoth, funcionaria senior de Programa para Natural Justice. “El informe de Natural Justice 2021 sobre el Fondo Africano para los Defensores Medioambientales reveló que la mayoría de las personas defensoras ambientales apoyadas por el fondo recibieron múltiples amenazas, incluyendo amenazas de muerte, de detención o de ataques. Además, el informe establece que el desalojo es la segunda amenaza más frecuente a la que se enfrentan los solicitantes. Otros riesgos comunes documentados en todo el mundo incluyen agresiones físicas, demandas estratégicas contra la participación pública (SLAPPS), hostigamiento judicial, y violencia emocional y sexual”.

A continuación te dejamos el documento y puedas revisarlo:

RECOMENDACIONES PARA PROMOVER LA JUSTICIA CLIMÁTICA

Fuente: Actualidad Ambiental