Perspectivas globales preocupan a la cadena exportadora

Una posible recesión mundial en los próximos años y la complicada situación en el frente interno causan mucha preocupación en la cadena exportadora nacional, por lo que el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Julio Pérez Alván, exigió recuperar los espacios de trabajo compartido que se están perdiendo, para salvaguardar los avances logrados, construir los cambios necesarios y encaminar el país hacia el desarrollo.

Fue durante el conversatorio ‘Liderando el desarrollo de las exportaciones’ organizado por el gremio con motivo de su 49° aniversario , que se expuso sobre las “Perspectivas de la economía y el comercio peruano en un entorno de crisis global” . Este evento contó con la participación del presidente del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), Julio Velarde Flores.

Pérez Alván manifestó que las perspectivas globales son inciertas. “A la crisis sanitaria por el Covid-19, que sigue impactando negativamente, se sumó la crisis inflacionaria, la crisis logística, el conflicto Rusia-Ucrania y la consecuente crisis alimentaria”, enumeró.

En ese escenario –continuó–, las principales economías como EE.UU., China y la Unión Europea adoptan políticas monetarias anticíclicas, que menguarán el crecimiento económico, generarán una fuerte caída de los precios de los commodities (mineros) y debilitarán las monedas a nivel global, trayendo consigo un nuevo proceso de devaluación respecto del dólar americano.

“Perú es una economía pequeña pero altamente integrada al mundo gracias a la importante red de acuerdos comerciales construida en los últimos veinte años, sin embargo, sentirá de manera negativa el impacto del debilitamiento de la economía global”, dijo.

Añadió que el país también enfrenta sus propias turbulencias, como un gobierno que no da la talla para enfrentar las reales necesidades de la población, un enfrentamiento constante entre los poderes del Estado, conflictos sociales mal manejados, medidas populistas y antitécnicas que afectan la vida diaria y los negocios de los peruanos, desconfianza frente al sector empresarial, corrupción a todo nivel y carencia de seguridad y justicia.

Riesgos

Durante su ponencia, Julio Velarde Flores comentó que si EE.UU., China y Europa entran en recesión de forma simultánea, provocarían una crisis mundial, pues las tres zonas representan entre el 60% y 70% de la producción mundial, lo cual también golpearía al Perú. “La inflación sigue una tendencia alcista a nivel global debido a que los bancos centrales continuaron con grandes retiros de estímulos monetarios”, señaló.

Estimó que el PBI del Perú solo crecería 3.2% en promedio en los próximos dos años, sustentado en la normalización de la producción primaria. Por el lado del gasto, este aumento se observaría por el consumo privado y las exportaciones. Sin embargo, se experimentará más inflación por los alimentos importados, petróleo y depreciación, por lo que cerraría este año en 6.4%.

Precisó que los supuestos de la proyección incluyen un menor estímulo monetario local y global, recuperación gradual de las expectativas empresariales y reversión gradual de choques de oferta internacionales. 

“Desde marzo se observa una persistencia de choques de oferta por el conflicto entre Rusia y Ucrania, con altos costos de energía, cuellos de botella en el comercio internacional y confinamientos en China, país que no ha podido controlar adecuadamente la nueva ola de contagios por la pandemia”, aseveró.