ADEX solicita el retiro en Perú de pesticidas prohibidos en países desarrollados

El presidente del Comité de Café y Cacao de la Asociación de Exportadores (ADEX), José Mejía Polanco, solicitó el retiro en el Perú, de pesticidas ya prohibidos en países desarrollados, a fin de garantizar la inocuidad de la oferta nacional de ambos productos y garantizar su acceso a todos los mercados.

Recordó que la Unión Europea (UE) y EE.UU. prohibieron la importación de alimentos con residuos del químico clorpirifos, pues es altamente nocivo a la salud. De la misma forma, las autoridades europeas evalúan la prohibición de los que tienen residuos del herbicida glifosato (se viene discutiendo desde hace algunos años).

En ese sentido, ADEX busca unir esfuerzos con el sector público y así crear una mesa de trabajo en la que se avance hacia la reducción o eliminación del uso del clorpirifos. Recordó que el 3 de diciembre del 2021 envió una carta al Servicio Nacional de Sanidad Agraria del Perú (Senasa) solicitando la creación de ese espacio a fin de evaluar acciones al respecto.

La misiva fue respondida el 21 de diciembre del año pasado, mencionando que, como punto de partida, se realizaría una reunión en la primera quincena de enero; sin embargo, ante la falta de convocatoria, y en una segunda misiva del 7 de junio último, el gremio insistió en la importancia de este tema pues consideró fundamental juntar a los diferentes actores del agro para ejecutar acciones en contra de estos pesticidas que afectan la salud humana, animal y el medio ambiente.

A pesar de estas restricciones (en EE.UU. y la UE), Mejía Polanco indicó que en Perú se continúa usando clorpirifos en el cultivo de cacao, abriendo la posibilidad que sea rechazado por los compradores.

En la actualidad, Perú es el segundo productor mundial de cacao orgánico, pero a causa de las nuevas restricciones de la UE y EE.UU., reduciría sus despachos.

“Existen suficientes indicios de que estos pesticidas son perjudiciales a la salud y la economía nacional. Se estima que 50 mil toneladas de cacao orgánico y convencional que ingresan a la UE y EE.UU. podrían verse afectados, lo cual se traduciría en pérdidas de aproximadamente US$ 15 millones”, proyectó.