Derrame de petróleo: Una tragedia medioambiental a largo plazo

El hecho

El 15 de enero del 2022 se produjo el derrame de petróleo en el terminal Multiboyas N°2 de la Refinería La Pampilla de propiedad de Repsol, el cual habría ocurrido durante una descarga de petróleo en el buque tanque Mare Dorium. Este suceso ha ocasionado repercusiones medioambientales negativas e irreversibles a los ecosistemas de Ventanilla, Callao y otras áreas del litoral peruano.

Las causas atribuidas a este fatídico acontecimiento son diversas; sin embargo, Repsol afirma se ocasionó debido a la erupción del volcán de Tonga y a fugas por fallas en el sistema de descarga, no obstante, esto se pudo prever con un plan de contingencia actualizado y debidamente implementado.

Fuente: Diario Gestión

Características de la zona marino costera de Ventanilla y Ancón

La zona marino costera de Ventanilla y Ancón presenta actividades de pesca artesanal de regular volumen y recreación temporal, con aptitud residencial permanente.

El crecimiento demográfico en la ciudad de Lima ha obligado a que muchos espacios cercanos a la
capital, incluidos Ancón y Ventanilla sean rápidamente urbanizados sin ninguna planificación, generando
presión en los ecosistemas costeros y continentales, razón por la cual es necesario priorizar planes de desarrollo de la pesca recreativa y turismo marítimo para impulsar su desarrollo.

Calidad del agua marina

De acuerdo a Maldonado et. (2015), la Evaluación de la calidad ambiental de Ancón en el año 2013, reportó que el oxígeno disuelto presentó una concentración media de 5.04 ml/l en la capa superficial,
y una concentración media en la capa de fondo de 3.0 ml/l. La demanda bioquímica de oxígeno osciló entre 0.35 mg/l y 4.25 mg/l; dichos registros están próximos a superar ligeramente los Estándares Calidad Ambiental.

Este año, Imarpe realizó una evaluación biológico-ambiental en la zona marina costera de Ventanilla, el
18 y 19 de enero, con los objetivos de conocer los efectos del derrame de petróleo crudo en el ecosistema e identificar los daños sobre la fauna y flora, así como en la calidad acuática de la zona afectada en el litoral. Los científicos realizaron un recorrido desde la punta de playa Cavero, al norte; hasta la playa Costa Azul, al sur; para registrar aves y mamíferos, además de otros organismos que pudieran haber sido impactados.

Ejemplares de chuitas y zarcillos fueron encontrados varados, también aves guaneras y especies como ostreros, gaviotas de Franklin fueron observadas en la zona, las cuales estaban en búsqueda de alimento, el cual pudo haber sido contaminado. La Comisión de Evaluación y seguimiento del derrame de petróleo en el mar de Ventanilla del Colegio de Ingenieros del Perú (2022), en un Análisis geográfico ambiental, estima los impactos en condición de desastre activo. Ellos llegaron a la conclusión de que la mortandad de las aves y mamíferos, propias de las zonas marino-costeras, eran un claro indicador de la gravedad del desastre.

Fuente: Imarpe

Falta de un plan de contingencia

La ausencia de un plan de contingencia actualizado, adecuado e implementado para este tipo de incidentes propició que la “marea negra” avance por acción de la corriente peruana, vientos, olas y mareas, y alcance la costa del distrito de Ventanilla y, en los días siguientes, las playas de Ancón, y posteriormente lleguen frente a la playa Chacra y Mar, (Chancay).

Impacto

El efecto de la contaminación del petróleo sobre el ecosistema es, generalmente, catastrófico. En primer
lugar, la capa dispersa sobre la superficie, producida por la degradación del petróleo, produce la dispersión de la radiación solar reduciendo o eliminando los procesos de fotosíntesis; así como produciendo la mortandad de los organismos del fitoplancton y zooplancton, que son los iniciadores de la materia orgánica en el océano y de las cadenas tróficas a nivel de la columna superficial del agua.

En segundo lugar, los componentes pesados del petróleo que se degradan se van asentando en el fondo del medio marino, produciendo efectos que van eliminando o deteniendo el desarrollo de las comunidades marinas como peces, crustáceos y moluscos que habitan ahí, y que también integran una cadena trófica de ese medio. Es importante señalar que en la zona litoral marina, comprendida desde la zona intermareal de (Alta y baja marea), así como a la zona hasta los 50 -70 m de profundad (influencia de corrientes de marea) se desarrolla una importante comunidad de algas microscópicas y praderas de algas que juegan un rol muy importante en el desarrollo de las comunidades de peces y organismos marinos.

Considerando otros casos alrededor del mundo, el impacto y duración de los derrames de petróleo ha sido de 3 a 10 años, teniendo en cuenta la dinámica marina. En lugares de mar abierto, el proceso de restablecimiento puede durar en el mejor de los casos, de 3 a 5 años, por efecto del oleaje y corrientes del mar. Sin embargo, en lugares como puntas y bahías, la dinámica es distinta y los oleajes pueden generar procesos de difracción de olas produciendo un efecto de renovación lento que podría tardar hasta 20 años.

Si bien es cierto, con el paso del tiempo el petróleo derramado no será visible, no obstante estará disperso en la columna del agua y los sedimentos marinos permitiendo que las toxinas del petróleo generen un efecto de bioacumulación en los componentes bióticos del ecosistema pudiendo llegar al hombre a través de la cadena alimenticia.

Fuente: Imarpe

Fuente de información: Revista Trayectos – Chiclayo, Lambayeque