Lambayeque: Adultos mayores de Lambayeque reciben apoyo emocional remoto durante la pandemia a través de la Campaña ‘adopta a un abuelito’

La unión hace la fuerza, la Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo (USAT) y el Programa Nacional Pensión 65 han logrado que adultos mayores de la región Lambayeque reciban ayuda emocional a través de la campaña ‘Juntos podemos acabar con la soledad: Adopta un abuelito’.

Los adultos mayores entre 70 y 80 años reciben llamadas telefónicas o videollamadas del grupo de voluntarios que integran esta campaña. El acompañamiento remoto busca reducir y contener el impacto emocional que produce el aislamiento ocasionado por la pandemia Covid-19 en este grupo etario en situación de desventaja social o abandono.

Los beneficiarios de la campaña ‘Adopta un abuelito’ tienen un contacto virtual con los jóvenes voluntarios, quienes los escuchan y, al mismo tiempo, les brindan información sobre el autocuidado que deben tener. Estas actividades han permitido que los adultos mayores se sientan mejor durante la pandemia, acompañados y tratados con dignidad.

Cada voluntario trabaja con un adulto mayor asignado. Además, se encarga de realizar el seguimiento de las llamadas y del progreso de las personas de la tercera edad como consecuencia del acompañamiento remoto. Los testimonios son alentadores, pues los ancianos expresan satisfacción, alegría, regocijo y otras emociones positivas.

‘Adopta un Abuelito’, además de ayudar a las personas mayores, es una campaña que busca fomentar la adquisición de experiencias de vida y asumir comportamientos socialmente responsables en los jóvenes y los adultos de la región, fortaleciendo de esta manera, el proceso intergeneracional.

“Quienes más ganan con esta campaña son los voluntarios porque acompañan a los adultos mayores y fomentan un vínculo afectivo que aporta a su calidad de vida y llena sus expectativas como personas”, comenta la directora de Responsabilidad Social Universitaria de la USAT, Dra. Sofía Lavado Huarcaya.

Un claro ejemplo es Kelly Juárez, una de las voluntarias de la campaña. “Los abuelitos sienten mucha confianza con nosotros. Particularmente acompaño a un adulto mayor que me ha hecho sentir muy familiarizada. Hablamos de diversos temas como su niñez, su familia, sus hijos y otros temas relevantes para ella”, explica.

“Con esta campaña buscamos que las personas se solidaricen con los adultos mayores a nivel familiar y comunitario pues es una población vulnerable a la que muchas veces no prestamos atención. Por ello es muy importante generar conciencia sobre la situación que vive este grupo etario”, comenta Heredia.