Apurímac: 33 años después tres comuneros descansan en paz en cementerio de Socco

En emotiva y sencilla ceremonia fueron entregados a sus familiares los restos de tres comuneros del distrito de Tapairihua asesinados extrajudicialmente hace 33 años por las fuerzas de seguridad durante los aciagos años del conflicto armado interno que asoló Apurímac y el país.

El fiscal superior, Daniel Jara Espinoza, coordinador de la Fiscalía Superior Penal Nacional y Fiscalías Supraprovinciales en los Procesos por Delito de Terrorismo, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas por el irreparable daño ocasionado y asegurando que continuarán con las investigaciones.
“Seguiremos realizando diligencias y recabando información para identificar a los integrantes de esa patrulla y quiénes fueron los jefes o el jefe de la base militar que ordenó la ejecución extrajudicial contra estos pobladores”, aseveró.
Hasta la Casa de la Cultura de Abancay, donde se realizó la ceremonia de restitución, llegaron los deudos para trasladar los restos de Juan Salinas Donayre, Aurelio Cuba Salazar y Avelino Retamozo Salinas donde será su última y eterna morada, el cementerio de Socco
Al término del acto, los familiares recibieron el certificado de defunción y el acta de entrega de los restos óseos.
Los tres agricultores fueron detenidos a mediados de 1987 por una patrulla del Ejército que llegó hasta sus viviendas y chacras situadas en el distrito de Tapairihua, en Aymaraes.
Todos ellos fueron conducidos a las bases antiterroristas de Capaya y Santa Rosa, donde nunca más volvieron a salir por sus propios medios.
Fuente: Diario Pregón