Apurímac: Convenio suscrito entre el MINSA y GORE no precisa plazos para culminación de hospital en la región

El convenio de colaboración interinstitucional firmado entre el Ministerio de Salud (Minsa) y el Gobierno Regional de Apurímac fue finalmente un “salvavidas político” lanzado por la ministra Pilar Mazzetti al gobernador Baltazar Lantarón ante su incapacidad de resolver por cuenta propia la culminación del nuevo hospital de Andahuaylas cuya construcción se encuentra paralizada desde diciembre del 2014.

Durante la conferencia de prensa brindada por la asesora de la ministra en la ciudad de Andahuaylas, Elizabeth Ortega Orbegoso, no tomó en cuenta -ni como referencia- el millonario informe de liquidación de obra que le costó al GORE Apurímac más de 1 millón 400 mil soles, dando entender que no se había culminado con la evaluación física y financiera, así como tampoco precisó el monto de la inversión utilizada y si ésta correspondía o no con el avance físico de la construcción.

Otra interrogante que quedó en el aire fue el monto del saldo de obra y cuánto se requerirá para culminarla, en el entendido que estas cifras iban a incluirse en el informe técnico elaborado por el GORE Apurímac y que servirían de base para que los técnicos del Programa Nacional de Inversiones en Salud (Pronis) elaboren el expediente complementario y se proceda a la licitación en la modalidad de Estado a Estado como se anunció en su oportunidad.

En cuanto a los plazos de reinicio de obra y su culminación tampoco se precisa en el citado convenio, sin embargo, en la cláusula sexta del mismo, deja una puerta abierta sobre su vigencia.

“…la vigencia del presente se inicia a partir de su suscripción hasta la expedición del Decreto Supremo que declara de interés nacional y autorice la contratación de Estado a Estado que permita cumplir la finalidad del proyecto de inversión…” precisa el documento.

Se espera que en los próximos días, los funcionarios del Pronis den a conocer si efectivamente el informe técnico de cierre de obra cumplió con el propósito esperado y cuánto de la información contenida será útil para la elaboración del expediente reformulado.

(Paul Pilco Dorregaray)