Amazonas: “Yo solicité apoyo al ejecutivo para las comunidades nativas hace dos meses”

En un documento que recién sale a la luz, el Gobernador Regional, Oscar Altamirano Quispe, le solicita apoyo urgente al presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, para atender a las comunidades nativas de Condorcanqui y Bagua. El oficio Nº 518-2020, fue cursado cuando en Condorcanqui habían solo 15 infectados con Coronavirus, según las estadísticas, y el virus no se había expendido.

En el documento, Altamirano Quispe expresa su preocupación por lo que pueda pasar con nuestros hermanos de los pueblos originarios, debido a que varios habían regresado a sus comunidades después del decreto que estipulaba los traslados de las personas varadas en otras regiones, incluso saltándose los puntos de control donde se realizaban las primeras pruebas.

La autoridad regional, el 15 de mayo de este año, se anticipa a los hechos y pide de inmediato apoyo con medicamentos, equipos de protección personal, pruebas rápidas y personal médico para la atención primaria y para controlar la propagación de la COVID-19 en la zona. Asimismo, se deja en claro la precariedad de los servicios de infraestructura en salud y la falta de servicios básicos de agua y desagüe, problemas no resueltos en los últimos diez años en la región.

“Casi dos meses después, el Ejecutivo ha iniciado una campaña agresiva en Condorcanqui y parte de Bagua, enviando brigadas de personal de salud, medicamentos, insumos y todo lo que en su momento solicitó” señaló el gobernador regional.

A esto, se suma la distribución de ivermectina que ha empezado a elaborar el hospital Virgen de Fátima de Chachapoyas gracias a la compra de insumos por parte del GOREA, a través de la Dirección Regional de Salud. Esta ivermectina, al igual que otras medicinas, ya empezaron a distribuirse en Condorcanqui, mientras la brigada de salud recorre las comunidades para diagnosticar y atender a los que resulten positivos a coronavirus.

Igualmente, se está llevando a cabo una campaña de salud en Santa María de Nieva, bajo la coordinación del GOREA, el MINSA y las fuerzas armadas.