Ayacucho: Comerciantes y ciudadanos se apoderan del Centro Histórico

El gobierno estableció que el estado de emergencia dure hasta el próximo martes 30 de junio. No obstante, las calles y principales paraderos de la ciudad de Ayacucho lucen con aglomeraciones. En el centro histórico, se ve una gran cantidad de vendedores informales que generan aglomeraciones, sin que les importe contagiarse del coronavirus.

Muchos ambulantes son diversos departamentos del Perú y otros ciudadanos extranjeros (venezolanos), quienes en su mayoría ofrecen sus productos, que van entre ropas, artículos de primera necesidad, comida, entre otros, incumpliendo con los protocolos de seguridad ni el distanciamiento social para prevenir el contagio del virus.

Según el alcalde de la Municipalidad Provincial de Huamanga, Yuri Gutiérrez, a través de las Subgerencias, declaró que se está buscando espacios para reubicar a las personas que se dedican al comercio ambulatorio previa coordinación, con el fin de combatir al Covid-19; sin embargo, hasta el momento no hay solución y continúan las calles invadidas.

A mediados de junio ya se veía a algunos ambulantes en las calles, pero desde el lunes 22 del mismo mes estos se vienen apoderando de las principales calles de la ciudad (Jr. 28 de Julio, Jr. Asamblea, Av. Mariscal Cáceres, Magdalena) convirtiéndolos en espacios de infección.

Asimismo, los exteriores de todos los centros de abastos vienen siendo una verdadera feria. Se demanda comida al paso, mascarillas, guantes, alcohol, entre otros.

Al respecto, los ambulantes, sin importar que están exponiendo a sus clientes vienen dejando sus productos (alimentos) en el piso o veredas sin cubrirlos. A pesar de ello, muchos consumidores optan por comprar ya que el costo es mínimo y es una ayuda durante estos tiempos de pandemia.

Se sabe que, hasta el 30 de junio, a nivel nacional la cuarentena es obligatoria y estos ambulantes, por la necesidad, no acatan las normas. Frente a ello, las autoridades municipales (inspectores), en ocasiones, realizan operativos donde los más perjudicados son los ambulantes ayacuchanos (sumisos), pierden sus productos.

A diferencia de los ambulantes foráneos quienes, evaden los operativos y continúan trabajando, burlándose de las autoridades.

Cabe señalar que los comerciantes vienen de la ciudad de Lima, Ica, Huancayo, Trujillo, entre otros, así como también del extranjero (venezolanos).

Fuente: Jornada