Apurímac: Diospi Suyana rompe convenio con GORE para enfrentar al COVID-19

Dos meses después que el gobernador Baltazar Lantarón anunciara la firma del convenio de apoyo interinstitucional con el hospital Diospi Suyana para enfrentar en forma conjunta la pandemia del coronavirus en la región, los representantes de este centro hospitalario privado anunciaron la cancelación del acuerdo por incumplimiento de parte de la entidad regional.

Para poner parche a la crisis, en una apresurada conferencia de prensa convocada el sábado último, el director de la Diresa Apurímac, Claudio Quintana, acompañado de otros funcionarios más salieron a explicar sus razones sobre la terminación unilateral de acuerdo, aduciendo entre otras justificaciones, que los representantes del Diospi Suyana se negaban a firmar un contrato, documento complementario al convenio y adenda suscrita con antelación.

Pero lo más preocupante es que dejaron entrever que existía un interés mercantilista de este hospital misionero, por encima de la salud y vida de los apurimeños, ante la pandemia del coronavirus que amenaza extenderse por toda la región, coincidiendo con el período de la cuarentena extendida hasta el 30 de junio.

La bomba estalló en la cara de Baltazar Lantarón el viernes 29 de mayo, cuando los directores fundadores Klaus Dieter Jhon y Martina John dieron lectura a un pronunciamiento donde expresaron su malestar por el incumplimiento de los acuerdos asumidos por parte el Gobierno Regional de Apurímac, decidiendo disolver el convenio.

Esta decisión cayó como un balde agua fría perdiéndose la posibilidad de contar con 40 camas de hospitalización y 10 camas UCI completamente equipadas para la atención de casos críticos Covid19, toda vez, que los hospitales de Abancay y Andahuaylas, no cuentan con el número de equipos y camas especializadas para enfrentar la pandemia.

Cabe precisar, a la fecha los dos IOARR para implementar los módulos Covid19 en los hospitales de Abancay y Andahuaylas por más de 5 millones 920 mil soles fueron registrados en el sistema Invierte.pe los primeros días de abril y desde entonces se encuentran empantanados.

Sin embargo, el gobernador minimiza esta extendida adquisición aduciendo que el Ministerio de Salud hace poco aprobó el listado de equipos Covid19 para todo el país y que su compra depende ahora del “mercado” por la alta demanda existente a raíz de la pandemia y sin reconocer que esta demora se originó porque funcionarios de su gestión incluyeron activos que no eran prioritarios para ofrecer una atención oportuna y eficiente.

Por tratarse de un asunto de interés público, el convenio firmado entre el Gobierno Regional de Apurímac y el Hospital Diospi Suyana el pasado 30 de marzo debió subirse al Portal de Transparencia, pero a raíz del secretismo imperante y falta de transparencia de sus funcionarios, hasta la fecha no es publicado como establece la normativa vigente.

Finalmente, la Contraloría en un reciente informe de orientación de oficio precisa que el Hospital GDV de Abancay solo cuenta con dos camas UCI habilitadas para casos críticos de COVID-19 y su equipamiento biomédico es limitado.

Y para el caso del Hospital Subregional de Andahuaylas solo tiene una cama UCI con el equipamiento mínimo para atender pacientes en situación crítica.