Los gobiernos no tienen norte y hacen lo que se les ocurre

La estructura del Estado ha fracasado, no hay un norte de país y cada gobierno local, provincial, regional y nacional hacen lo que por el momento se les ocurre y dejan mucho que desear.

Los profesionales que fueron y son formados para hacer un buen uso de los recursos humanos, económicos, naturales y una buena administración de su territorio no lo están haciendo, ellos que fueron formados para servir, no entienden ni siquiera lo que eso significa. Hacen falta  funcionarios públicos con vocación de servicio, compromiso y amor a la patria.

A lo largo de mis años y viendo los mismos problemas que no se resuelven, muchas veces me he puesto a pensar que creo que lo más sensato sería retomar la estructura incaica que fue próspera y guardó mucha armonía con la naturaleza y no solo se dedicaron a explotar a la minería, sino que priorizaron la alimentación del pueblo desarrollando su agricultura con grandes obras hidráulicas, entonces la pregunta es ¿en qué hemos avanzado con toda la tecnología que tenemos?

La sociedad incaica fue exitosa por un principio filosófico que regia en sus vidas, el principio de la reciprocidad (dar y recibir) el estado inca daba bienestar a su población y estos retribuirán con servicios públicos.

Los incas tenían un código moral que muchos lo conocemos pero pocos lo practicamos, especialmente nuestros políticos: Ama Sua (No seas ladrón), Ama Llulla (No seas mentiroso), Ama Quella (No seas ocioso).