Tumbesino gana su primera medalla de oro en Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales

Perú sigue destacando en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales, en Abu Dhabi 2019, Emiratos Árabes Unidos: ayer, el tumbesino Héctor Henckell Lindao (22), se llevó el primer puesto en la competencia de atletismo de 200 metros, ganando su primera de medalla de oro, al igual que para el  Perú.

Es importante señalar que la delegación peruana está compitiendo en cuatro disciplinas: gimnasia, natación y atletismo y una modalidad de deporte unificado, vóley, una categoría creada por Special Olympics hace más de 12 años y destaca por juntar en un mismo equipo y terreno de juego a deportistas con y sin discapacidad intelectual.

En la actualidad, Olimpiadas Especiales Perú no recibe ningún apoyo del Estado, por ello realizan diferentes actividades de recaudación de fondos.

Desde el jueves 14 al jueves 21, del presente mes, 22 deportistas representarán al Perú en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales en Emiratos Árabes Unidos. De ese grupo, se resalta la presencia de Héctor Henckell, quien lucha por su sueño de ganar una medalla para el país y su natal Tumbes, pero ya la ganó.

Henckell, de 22 años que, natural del distrito de Corrales  a lo largo de su vida, se ha enfrentado a distintos obstáculos.

Desde antes de nacer, su madre sufrió complicaciones con el embarazo, parto se le adelantó  a los 7 meses. Asimismo, ha pasado por distintos hospitales, donde ha sido internado durante largos periodos para recibir los cuidados necesarios ante fiebres altas y problemas para caminar y comunicarse. A los dos años y medio logró dar sus primeros pasos, con la ayuda de su mamá, quien nunca dejó de llevarlo a todas sus terapias. A los tres años, tras iniciar su educación en una escuela regular, fue diagnosticado con retardo mental leve. Sin embargo, continuó con sus estudios con un apoyo constante.

Héctor Henckell destacaba en educación física y, en tercer año de secundaria, se inició en el atletismo. Su madre, Carmen Lindao, comenta que él entrenaba en sus horas libres y que vio el mayor avance de Héctor en la práctica de este deporte.

Este talento lo heredó de su padre, quien fue atleta en sus tiempos. Hoy, Héctor recuerda a su padre, quien falleció en el 2017, pero estuvo presente en sus logros y lo motivó a ser mejor: “Héctor, tú siempre vas a estar conmigo. Acuérdate de mí. Si tú estás en la competencia, concéntrate, no mires a los lados y respira hondo” – el deportista cuenta que fueron las palabras de su padre antes de fallecer.

Hace unos años, el atleta fue invitado a ser parte del CEBE “San Francisco de Asís” ya que con su certificado de RML podía representar a la institución en las diferentes competencias.