En Tumbes, obra aplazada se convierte en foco de contaminación por lluvias

Durante su visita a Tumbes, el viceministro de Construcción y Saneamiento, Juan Tarazona Minaya, dio inicio a la obra de mejoramiento de redes de agua potable y alcantarillado, de la calle Francisco Ibáñez, por un monto de 2’ 079,287.52 soles.

El proyecto que beneficiaría a más de 25 mil habitantes, en la actualidad, se ha convertido en un foco de contaminación. En los últimos días, el consorcio Jerusalén, ganador del proceso de licitación, postergó los trabajos de mantenimiento, luego de haberse realizado excavaciones para el mejoramiento de las conexiones de agua y desagüe. El aplazamiento de la obra se habría originado a causa de las fuertes precipitaciones pluviales registradas en la región. El retraso ha causado preocupación entre los beneficiarios que exigen la ejecución del proyecto en el plazo acordado.

Para los representantes de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Tumbes, la contaminación puede afectar la integridad de la población debido a los malos olores y a la proliferación de zancudos. De igual forma, la Fiscalía de Prevención del Delito, durante la alerta del desborde del río Tumbes, precisó que las zonas bajas de la ciudad se pueden afectar por las obras que se encuentran en ejecución.