Jefe de ODECMA presenta propuestas para que no se retarden los trámites en los procesos

El jefe de la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura (ODECMA), juez superior Cástulo Rojas Díaz, propone que la alta dirección del Poder Judicial establezca un estándar de producción de escritos tramitados por los servidores (especialistas, auxiliares, secretarios o asistentes) de cada órgano jurisdiccional para acelerar los procesos en las distintas materias.

Explicó que el Consejo Ejecutivo o la Presidencia de este Poder del Estado, mediante una resolución normativa administrativa, determine cuántos escritos de forma razonable debe resolver el personal en el día, semana o mes, lo que permitirá medir objetivamente el desempeño funcional y superar el retardo en el trámite de los expedientes judiciales.

Refirió que si bien es cierto que los servidores tienen un plazo máximo de cinco días para dar cuenta de los escritos, ello no ha permitido bajar la carga de los trámites, pues  existe un alto índice de reclamos o quejas de los ciudadanos ante la ODECMA durante las visitas de control en los despachos, lo que ha originado procesos disciplinarios y medidas correctivas.

En ese sentido, el juez superior dijo que” falta la herramienta legal que establezca el estándar de producción con racionalidad para los trabajadores y así no haya excusa de la sobrecarga o falta de un buen servicio. Adicionalmente, comentó el magistrado, se podrá medir la productividad o desempeño de los especialistas, auxiliares, secretarios y asistentes”.

“En el 2017 se ingresaron 498 mil escritos para todas las materias. En promedio, se calculó que un secretario tramitó 10 de ellos al día. Bajo esa medición se ha presentado el proyecto, para que haya un estándar de producción de entre 15 a 20 diarios y así también ver la idoneidad y celeridad del servidor”, recalcó.

Esta propuesta se encuentra en la Comisión Nacional de Productividad del Poder Judicial, cuyo órgano administrativo ha requerido a todas las cortes superiores del país que informe de su productividad en la tramitación de los escritos a fin de ser evaluada de manera global y la información consolidada ser elevado al Consejo Ejecutivo o a la Presidencia de este poder del Estado.

“Va por buen camino la iniciativa. Es una satisfacción que nos escuchen. Estoy convenido que va a ayudar a mejorar el servicio y aplicar un mayor control al desempeño de los trabajadores. Será una herramienta valiosa y muy útil”, concluyó el juez superior Cástulo Rojas Díaz.