Población de Barranca, Lima, no saben si celebran o lloran, por resultado de elecciones municipales.

Este último proceso electoral municipal ha puesto de manifiesto el descontento del electorado con la clase política; si bien es cierto, Ricardo Zender Sánchez del movimiento político Fuerza Regional es el virtual alcalde, si analizamos la cantidad de votos obtenidos por los 17 postulantes es para que todos pongan las barbas en remojo, antes de celebrar o mirar por encima del hombro a los demás.

Según las actas procesadas al 100% en la provincia de Barranca, Zender gana con 10,533 votos (15.27%), le siguen Beto Tapia con 9,144 votos, Elvis Jara 8,844 votos, Jorge Shimabukuru 8,671 votos y Koki Taboada 5,931 votos; los que hace 43,123, sin embargo, los votos en blanco son 8,538 y nulos 8,298 (59,959).  La suma supera ampliamente el número de votos que sacó el ganador.

¿Cuál es el mensaje de los votantes de Barranca?, es simple: no confía, no cree en ninguno de ellos. Por eso es importante que empiece a desempeñar una labor, la electa autoridad, que le permita recuperar la confianza y prestigio de la institución. Será un duro trabajo porque el problema del descrédito político no sólo es local, sino de ámbito nacional e internacional.

Aunque en el caso de Barranca también hay otra observación que considero importante mencionar, los candidatos que tuvieron como carta de presentación la lucha contra la corrupción ocupa los últimos puestos en cantidad de votos; por ejemplo, uno de los abanderados de la lucha contra la corrupción obtuvo 1,403 votos y el otro 1,339 voto. Este hecho es importante porque no quiere decir que la ciudadanía esté contra quienes investigan y denuncian actos de corrupción en la función pública, el rechazo es por el ensañamiento, por hacer leña del árbol caído.

Ya hay varios estudios que señalan que el elector peruano en un 90% es emotivo, se deja llevar por los sentimientos y mayormente piden sanción para los corruptos, pero no comparten insultos o burlas.

Ahora toca trabajar arduamente, con personal calificado que logre revertir esta situación y que los políticos locales no se duerman en sus laureles otros cuatro años más; sino que estén presentes alertando o ayudando a mejorar la gestión, recogiendo opiniones de los diferentes actores, haciendo una gestión participativa.

Finalmente, también es importante dejar de tener candidatos invitados, los que luego de ganar las elecciones desconocen al partido o movimientos con los llevo al poder.  Ellos deben inscribirse en los movimientos o partidos políticos para fortalecerlos.

Foto Fuente: elcomercio.pe