INCENDIO EN MERCADO ANEXO DE PIURA

Tristeza y desolación en el mercado Anexo de Piura tras el incendio que arrasó con 200 puestos, informaron dirigentes de ese centro de abastos. Ellos calculan pérdidas económicas superiores a los 50 millones de soles.

Los bomberos apagaron el fuego luego de 16 horas de ardua labor. Las estructuras han quedado inhabitables, adelantaron funcionarios de la comuna.

El jefe departamental de los Bomberos de Piura, Juan Domingo Saldarriaga, dijo que es el peor incendio en el Complejo de Mercados en 30 años.

Los primeros en acudir a la emergencia fue la compañía de bomberos de Piura, Santa Rosa, Castilla, Catacaos y Sullana; cerca de las 8.30 de la noche se unieron las unidades de Marcavelica, Chulucanas, Paita, Talara y Sechura. El caos que originaban algunos comerciantes por tratar de ingresar a la zona que ardía en llamas complicaba la labor de los hombres de rojo.

Según primera hipótesis de los bomberos, el fuego se habría originado en un puesto de la zona de piñaterías en donde realizaban trabajos de soldadura. Testigos dijeron que los comerciantes trataron de controlar la situación, sin embargo, en cuestión de minutos el fuego se propagó por los puestos aledaños.

El jefe departamental de los Bomberos del Perú, Cmdte. Juan Domingo Saldarriaga, dijo que el incendio pudo haberse controlado desde las 7.45 que acudieron a la emergencia. “Los grifos de agua no tenían presión, lo cual dificultó completamente la labor. Pasaban los minutos y cisternas con agua llegaron para abastecer los camiones de bomberos; aquí se utilizaron cerca de 200 mil galones de agua.

El reloj marcaba la 1 de la madrugada del lunes 19 de diciembre y los bomberos al fin pudieron controlar la situación pero no extinguir el fuego. La rápida acción del Centro de Operaciones de Emergencia Regional permitió abastecer a las cisternas y camiones de bomberos con 500 galones de combustible.

Cientos de comerciantes veían como su mercadería que por años de esfuerzo les costó, eran consumidas rápidamente sin opción a rescatar algo.

Recién a las 11.30 de la  mañana el fuego fue apagado del todo. El panorama era desolador, los techos de los puestos habían colapsado, pisos inundados, mercadería en cenizas y los comerciantes con el rostro desconsolado.

Fueron necesarios 9 unidades de bomberos de diferentes partes de la región. 80 valerosos hombres de rojo apoyaron en esta labor, quienes incansablemente lucharon por más de 16 horas. Según información de autoridades municipales, el mercado anexo debe ser demolido pues cerca del 80% de esta zona ha sido afectada por el incendio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.