Centro poblado La rinconada y el gamonalismo del siglo XXI en Puno

Hasta principios del siglo XX, más del 80% de la población vivía en el campo. Allí los campesinos vivían en un mundo tradicional, sometidos a la autoridad, al abuso de los hacendados y aliados en condiciones de trabajo servil, esto ocurría por que la población rural, en su mayoría no tenía instrucción educativa, porque lo esencial del gamonal era dominar la mano de obra indígena.

Recordemos a José Carlos Mariátegui, en su texto “7 Ensayos de interpretación de la realidad peruana”, en el tema del problema del indio menciona que; “El término gamonalismo no designa sólo una categoría social y económica: la de los latifundistas o grandes propietarios. Designa todo un fenómeno” y el Mensaje a la Nación del General Juan Velazco Alvarado con motivo de la promulgación de la Ley de la Reforma Agraria, decía: “¡Campesino, el patrón ya no comerá más de tu pobreza!”. Pensando en un proceso irreversible para sentar bases para la justicia social y la participación real del pueblo en la riqueza y en el destino de la patria.

Sin embargo, ahora, en pleno siglo XXI todos pensamos que esta realidad social caótica se había acabado, pero no es así. Este tipo de dominación al estilo gamonal, se enquistó en otras esferas de producción económica – social.

Ahí encontramos el caso del Centro Poblado La Rinconada, donde aún persiste esta precaria realidad social, de explotación del hombre por el hombre, al estilo capitalista, donde prima el individualismo, la plusvalía y acumulación de capital.

En las contratas mineras y/o consorcios mineros, a excepción de algunas, los trabajadores mineros prestan sus servicios sin ningún tipo de contratos, sin medios de seguridad y lo peor, sin ningún tipo de beneficios como escolaridad, fiestas patrias y navidad y sin acceso a capacitación en seguridad y salud en el trabajo. Al fiel estilo de la época de los hacendados, donde el comunero era visto como un objeto y no como seres humanos con pleno derecho, con sentimientos y aspiraciones.

En la época de la hacienda, el patrón directamente o en algunos casos, a través de sus aliados (Rodeantes y capataces), sometían al campesino, mediante el autoritarismo a relaciones de subordinación y servidumbre. Donde el campesino tenía que cumplir si o si las órdenes del jefe, caso contrario eran despojados de sus rebaños y sometidos a castigos de brindar servicios domésticos y generar producción artesanal. Pero en cambio, ahora sigue ocurriendo casi similar en las contratas mineras, donde el contratista actualmente llamados operadores mineros, quienes obligan al personal administrativo como encargado general, personal de producción, encargados de turno de perforación y limpieza a asistir a los compromisos sociales (padrinazgos o alferados) del contratista, bajo la amenaza de “bancazo”, o despido del trabajar por no cumplir órdenes. Esto no solo queda ahí, sino, en las movilizaciones sociales (huelgas y paros), los trabajares mineros en su mayoría son forzados a acatar las órdenes, y deben cumplir para no ser despedidos de sus centros de trabajo, porque es el único sustento económico para su familia. De la misma forma, en la época electoral los contratistas obligan a sus trabajadores a participar en los mítines de apertura y cierre de campaña.

En las contratas mineras, el sistema de pago es el cachorreo, donde un trabajador luego de varios meses de trabajo (una campaña) extrayendo minerales en condiciones precarias recibe como recompensa, dos a más días extrayendo mineral para sí mismo, internados dentro de la mina en condiciones efímeras, algunas veces sin alimentación y descanso adecuado con el afán de encontrar algún mineral. Sin embargo, sucede que el contratista o sus encargados generales o administradores, calculan específicamente lugares (frentes) donde no hay mineral para otorgarles su recompensa, y el lugar rentable lo guardan para el dueño (contratista), o sino arguyen diciendo para la casa (gastos administrativos o de operación). Dejando de esta forma la parte menos rentable para el trabajador minero, lo peor, la recompensa se da aproximadamente cada dos o tres meses, teniendo como ingreso promedio desde 200 soles a más para el trabajador por cachorreo, pero algunas veces, los trabajadores solo recuperan los gastos de operación mina o voladura, quedándose sin ingreso económico alguno. Lo cual, no ayuda a que el ciudadano mejore su calidad de vida y bienestar social.  Sin embrago, casi el integro de la producción total llega a las arcas del contratista, una parte para los gastos operativos y solo una ínfima cantidad para la recompensa de los trabajadores. Y lo indignante es que la mayoría de los contratistas mineros, este dinero no invierte en el pueblo donde extraen el mineral preciado, ya sea en Ananea o Putina, sino en otros lugares y en cosas superfluas (fiestas), tampoco residen ni eligen en dichos lugares. Generándose una desigualdad social, mientras los dueños de las minas cuentan con carros último modelo, casas y propiedades en las grandes ciudades, mientras el trabajador minero sigue en la pobreza y extrema pobreza, esto se agudiza con la situación de que la mayoría de los trabajadores mineros adquieren enfermedades pulmonares, enfermedades reumáticas, enfermedad a las articulaciones y enfermedades relacionadas con la tensión arterial, esto por trabajar en condiciones precarias en la Mina.

A esto agregamos, que la cohesión social está muy debilitada, en vista que los dirigentes que supuestamente representan a los trabajadores y pobladores del C.P. La Rinconada no tienen legitimidad, porque solo están guiados por sus intereses personales y buscan protagonismo político, más no el bienestar social y económico del ciudadano.

Esta situación se debe que la población del Centro Poblado La Rinconada aún vive en una inconciencia social, por el resquebrajamiento de los lazos comunitarios y cohesión social, y por la supremacía de lo económico frente a lo social y la primacía del individualismo.

Es importante, que en pleno siglo XXI, se acabe esta situación de deshumanidad y de trato autoritario y de subordinación. El trabajador minero debe gozar de los beneficios laborales, de los beneficios del boom de la minería, trabajar en situaciones adecuadas, debe contar con los implementos de seguridad y salud y tener pleno ejercicio de sus derechos como ciudadano. ¡Trabajador minero, el contratista, los encargados generales y administradores ya no deben comer más de tu pobreza!, ¡La Mina es para quien la trabaja!

Puntos claves:

Sociólogo, Estudios de maestría en Gestión Pública y Desarrollo Local. Natural del distrito de Putina con 28 años de edad.

La Rinconada; Centro minero ubicado en el distrito de Ananea, la provincia de San Antonio de Putina, Región – Puno.

Es la expresión monetaria del valor que el trabajador asalariado crea por encima del valor de su fuerza de trabajo. Esto es, la expresión monetaria del plustrabajo.

El cachorreo (pago en especies mineralizadas) es considerado una actividad de extracción de minerales informal, que no se encuadra en la legislación laboral vigente, por su peculiaridad.

Por Sociólogo Quea Sanchez Fritz

Un comentario sobre “Centro poblado La rinconada y el gamonalismo del siglo XXI en Puno

  • el marzo 18, 2018 a las 10:09 pm
    Permalink

    bien fritz , buen punto de analisis economico social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.